Preguntas frecuentes sobre los furúnculos

¿La foliculitis puede ser un alerta temprano?


La foliculitis es una inflamación o infección de los folículos pilosos. Esta condición puede desarrollar forúnculos o numerosos bultitos rojos o rosados ​​en los folículos pilosos. La infección de los folículos del pelo puede ocurrir cuando la piel se lesiona o se inflama debido a una serie de condiciones, incluyendo el acné, heridas o lesiones, la fricción de la ropa, la sudoración excesiva o la exposición a toxinas.

¿Los furúnculos son contagiosos?

Los furúnculos en sí no son contagiosos, pero la bacteria que los causa sí. Hasta que un furúnculo no drene y sane, la piel infectada es contagiosa. La infección puede diseminarse a otras partes del cuerpo de la persona, o de otras personas, mediante el contacto de piel con piel o el uso compartido de objetos personales.

¿Cuáles son los tipos de furúnculos?

Existen varios tipos de furúnculos, entre ellos se encuentran:

  • Carbunclo (todo el cuerpo)
  • Orzuelo (en los ojos)
  • Acné quístico (en la cara y espalda)
  • Hidradenitis supurativa (en las axilas o la ingle)
  • Quiste pilonidal (encima de las nalgas)

¿Quién tiene más probabilidades de desarrollar un furúnculo?

Cualquier persona puede desarrollar un furúnculo, sin embargo, las personas con ciertas enfermedades o tratamientos que alteran el sistema inmunológico son más propensas a padecerlo. Entre las enfermedades asociadas con problemas del sistema inmunológico se encuentran la diabetes, la hipogammaglobulinemia y la insuficiencia renal.

Por otra parte, muchos medicamentos pueden suprimir el sistema inmune normal y aumentar el riesgo de desarrollar furúnculos, por ejemplo, medicamentos de cortisona (prednisona y prednisolona) y medicamentos utilizados en la quimioterapia del cáncer.


¿Cuál es el tratamiento para los furúnculos?

Los furúnculos más simples pueden ser tratados en casa. Idealmente, el tratamiento debe comenzar tan pronto como se note su presencia, porque así se pueden evitar complicaciones posteriores. El tratamiento primario para la mayoría de los furúnculos es la aplicación de calor, casi siempre mediante compresas calientes. Este método aumenta la circulación en la zona y permite que el cuerpo luche mejor contra la infección, atrayendo anticuerpos y células blancas de la sangre al área infectada. Nunca se debe pinchar un furúnculo con una aguja, usualmente esto solo provoca que la infección empeore.

¿Los furúnculos pueden drenarse?

Mientras un forúnculo esté pequeño y firme, abrirlo y drenarlo no es recomendable, incluso si el área es dolorosa. Sin embargo, una vez que el furúnculo se vuelve suave o “forma una cabeza” de pus, entonces ya está listo para drenar y conseguir alivio.

La mayoría de los furúnculos pequeños, como los que se forman alrededor de los pelos, drenan por sí solos con remojo o la aplicación de calor. En ocasiones, y sobre todo con furúnculos muy grandes, es necesario acudir a un profesional para drenarlo, ya que frecuentemente contienen varios focos de pus que deben ser abiertos y drenados de forma correcta.

¿Los furúnculos pueden tratarse con antibióticos?

Los antibióticos se utilizan a menudo para curar la infección bacteriana subyacente, sin embargo, en todos los casos no se necesitan estos medicamentos. Por ejemplo, abscesos muy grandes no pueden curarse sin un drenaje quirúrgico adicional, ya que los antibióticos tienen dificultades para penetrar la pared exterior de los mismos.

¿Cuándo debo buscar atención médica por un furúnculo?

Se debe acudir al médico si:

  • El furúnculo se encuentra en la cara, cerca de la columna vertebral o cerca del ano 
  • Se vuelve cada vez más grande 
  • Se siente dolor muy fuerte 
  • Se tiene fiebre 
  • La piel alrededor del furúnculo se torna roja o aparecen estrías rojas 
  • Se tiene un soplo en el corazón, diabetes, cualquier problema con el sistema inmunológico, o se utilizan medicamentos inmunosupresores 
  • No hay mejoría después de cinco a siete días de tratamiento en el hogar 
  • Aparecen muchos forúnculos durante varios meses 

¿Cómo se pueden prevenir los furúnculos o abscesos?

Una buena higiene y el uso regular de los jabones antibacterianos pueden ayudar a evitar que las bacterias se acumulen en la piel, reducir la posibilidad de que los folículos pilosos se infecten y evitar la formación de furúnculos.

Por otra parte, cuando los folículos pilosos de la parte posterior de los brazos o alrededor de los muslos se inflaman continuamente, el uso regular de un cepillo abrasivo en la ducha puede ser útil para disolver los tapones de grasa y otras acumulaciones alrededor de los folículos pilosos.

Un profesional de la salud puede recomendar limpiadores especiales para reducir aún más las bacterias en la piel.

¿Cómo se pueden prevenir los furúnculos y abscesos más graves?

Los quistes pilonidales se pueden prevenir al evitar la presión directa continua o irritación en la zona de los glúteos, cuando se tiene un folículo piloso inflamado. El uso de un jabón regular, la limpieza con agua caliente y el secado pueden ser útiles.

Para el acné y la hidradenitis supurativa, pueden ser necesarios los antibióticos a largo plazo para prevenir la formación de abscesos recurrentes. En ocasiones es preciso practicar una cirugía, sobre todo para la hidradenitis supurativa o quistes pilonidales repetitivos.