Furunculosis y carbunculosis

image8¿Qué son la furunculosis y la carbunculosis?


La furunculosis y la carbunculosis son infecciones de la piel, donde se forman protuberancias y pus, llamados forúnculos y carbuncos. Un forúnculo (absceso) se forma cuando un folículo piloso y la piel que lo rodea se infectan. Un carbunco está compuesto por múltiples forúnculos, y es mucho más profundo en la piel.

¿Qué causa la furunculosis y la carbunculosis?

La furunculosis y carbunculosis a menudo son causados ​​por la bacteria llamada Staphylococcus aureus (estafilococo). La bacteria estafilococo se encuentra comúnmente en la piel y alguien puede enfermarse si tiene contacto físico con una persona infectada. Los gérmenes pueden entrar al cuerpo por la nariz o por medio de una abertura en la piel. Las personas infectadas también pueden transmitir la bacteria si no se lavan las manos.

¿Qué aumenta el riesgo de padecer forunculosis y carbunculosis?

Algunos medicamentos: se incluyen medicamentos utilizados para tratar el cáncer o el uso a largo plazo de medicamentos esteroides.

La falta de higiene: esto incluye no lavarse las manos o la ropa adecuadamente.

Un sistema inmunológico débil: la diabetes, el cáncer, enfermedades de la sangre, o la mala alimentación pueden debilitar su sistema inmunológico.

Enfermedades de la piel: la dermatitis, la sarna o el eczema pueden hacer que una persona se rasque y dañe su piel. Esto aumenta el riesgo de sufrir una infección.


¿Cuáles son los signos y síntomas de la forunculosis y la carbunculosis?

Furunculosis: Un forúnculo generalmente aparece como un pequeño bulto firme y de color rojo debajo de la piel. El bulto se presenta casi siempre en el cuello, la cara, las axilas, los muslos o las nalgas. Puede llegar a ser doloroso, hinchado y estar lleno de pus.

Carbunculosis: Un carbunco por lo general se produce en la parte posterior del cuello o en el lado del muslo. Se trata de un grupo de abscesos pequeños y poco profundos que se conectan entre sí bajo la piel. Un carbunco puede abrirse fácilmente, drenar el pus y formar una úlcera en la piel, que se curará lentamente y podrá desarrollar una profunda cicatriz. Se pueden presentar otros síntomas como fiebre, escalofríos, fatiga o dolor.

¿Cómo se diagnostican estas condiciones?

El médico examinará la piel del paciente. Puede preguntar si tiene otros problemas de salud o si ha tenido forunculosis o carbunculosis anteriormente. El paciente también podría necesitar lo siguiente:

• Un cultivo de la herida: los cultivos se hacen para mostrar qué tipo de germen está causando la infección. Se toma una muestra de drenaje en la zona afectada con ayuda de un hisopo y se envía a un laboratorio para examinarla. Esto también ayudará a determinar el mejor tratamiento para la persona.

• Pruebas de sangre o de orina: la sangre y la orina son examinadas en busca de una infección.

¿Cómo se tratan la furunculosis y la carbunculosis?

• Compresas calientes: Esto puede disminuir el dolor y la hinchazón, ayudar a drenar el pus y acelerar la cicatrización. Se recomienda aplicar compresas tibias húmedas, durante 30 minutos, 3 a 4 veces al día o según las indicaciones del médico.

• Vendajes: Se refiere a los vendajes que contienen el medicamento en ellos. Se debe colocar el vendaje sobre la herida y cambiarlos con la frecuencia que indique el médico.

• Incisión y drenaje: Este es un procedimiento para drenar el líquido o pus que se ha acumulado en el área infectada.

• Medicamentos:
Antibióticos: Estos son administrados para combatir o prevenir una infección causada por una bacteria. Deben tomarse como se haya indicado.

Ibuprofeno o acetaminofén: Estos medicamentos disminuyen el dolor y la fiebre. Pueden estar disponibles sin la orden de un médico, sin embargo es importante conocer cuál de los dos es el apropiado para  cada persona, la dosis y la frecuencia correcta. Estos medicamentos pueden causar sangrado del estómago si no se toman correctamente. El ibuprofeno puede causar daño a los riñones y el acetaminofén puede causar daño hepático.

• Cirugía: Un paciente podría necesitar cirugía si su infección se propaga.

¿Cuáles son los riesgos de la forunculosis y la carbunculosis?

Es posible que se tenga una cicatriz en el sitio de la infección después del tratamiento, dado que cabe también la posibilidad de una cirugía para tratar ambas condiciones. Si no se tratan, la forunculosis y la carbunculosis pueden conducir a una infección que se disemina a la sangre y los órganos, provocando daño potencialmente mortal al corazón, al cerebro o los huesos.

¿Cómo se puede prevenir la furunculosis y carbunculosis?

• Usar loción regular: Aplicar suavizantes, lubricantes o cremas hidratantes para la piel con regularidad. Se deben dejar de usar si pican o irritan la piel.

• Evitar el contacto con heridas de otras personas. Mantener las heridas limpias y cubiertas con vendas limpias y secas hasta que se curen. Colocar vendajes usados ​​en una bolsa de plástico sellada cuando se lancen a la basura.

• No compartir artículos personales. Usar toalla, jabón y ropa propia, entre otros artículos personales.

• Lavar la ropa correctamente. Colocar la ropa de una persona infectada en una bolsa de plástico hasta lavarla con detergente y agua caliente. Secar los elementos a temperatura caliente.

• Mantener la piel limpia. Lavarse bien la piel y el cabello con regularidad, así como lavarse las manos con mucha frecuencia usando agua y jabón. Utilizar una loción o gel antibacteriano si no hay agua disponible.

¿Cuándo se debe consultar al médico?

Póngase en contacto con el médico si:
• Tiene fiebre
• Tiene escalofríos o tos, o se siente débil y adolorido
• Tiene más dolor, enrojecimiento o hinchazón alrededor de la zona infectada
• Tiene preguntas o inquietudes sobre su condición o cuidado

¿Cuándo se debe buscar ayuda inmediata?

• Si tiene un ritmo cardíaco acelerado o dolor de pecho
• Tiene dificultad súbita para respirar
• Sus síntomas no mejoran o estos empeoran
• Si la herida tiene pus o tiene un olor nauseabundo